viernes, 13 de noviembre de 2009

Método Dalcroze: Rítmica

Entre los métodos activos de enseñanza musical que surgieron en el siglo XX, podemos destacar el método del suizo Émile Jaques-Dalcroze (6 -7-1865 / 1-7-1950).
Dalcroze se sentía decepcionado por la falta de vida en las escuelas de música, donde todo se reducía a frías clases teóricas y a desarrollar hábitos interpretativos mecánicos. En las clases de coro, los estudiantes estaban inmóviles y no mostraban emoción, expresión ni energía.

Entre los problemas que observaba destacan los siguientes:
•Ciertos alumnos progresaban normalmente en el terreno auditivo, pero les faltaba la sensación de duración, la capacidad de medir los sonidos y de ritmar las sucesiones de igual duración.
•A la acción de la música, a menudo, reaccionaban con movimientos involuntarios de ciertas partes del cuerpo (cabeza, pies, manos,...) de donde se podía deducir que "debía existir alguna relación entre la acústica y los centros nerviosos superiores".
•No todos los alumnos reaccionaban igual. Muchos no coordinaban. "La inteligencia percibía los sonidos en el tiempo, pero el aparato vocal no podía realizarlos".

Así extrajo las siguientes conclusiones:
•La musicalidad puramente auditiva es una musicalidad incompleta. Debe completarse con sensaciones corporales.
•La arritmia musical es la consecuencia de una arritmia de carácter general.
•Para crear armonías verdaderamente musicales hay que poseer un estado musical armónico interior.

Dalcroze quería solucionar los problemas que veía en los estudiantes y para ello desarrolló estrategias educativas que incorporaban el movimiento, pues creía que la musicalidad debía surgir del propio cuerpo. Había trabajado un tiempo en Argelia y allí los ritmos africanos habían despertado su curiosidad sobre la relación entre el ritmo y el movimiento.

Su método de enseñanza se basa en tres áreas fundamentales: la rítmica, el solfeo y la improvisación. La parte más conocida es la rítmica (conocida en inglés como "eurhythmics"), que se basa en el movimiento del cuerpo para desarrollar el sentido rítmico-musical. Hoy hablaré de la rítmica. En otro momento colgaré entradas sobre su método de solfeo e improvisación.

Aunque a veces pueda confundirse con un tipo de danza o de gimnasia rítmica, la rítmica Dalcroze no es un arte en sí, es un medio para llegar a otras artes. Exige concentración, voluntad y exactitud, pero no conduce a la fatiga sino que debe desarrollarse en un clima de alegría y confianza. También desarrolla la creatividad, expresividad, emotividad e imaginación, así como el sentido rítmico y espacial, perfeccionando el sistema nervioso y el aparato muscular.

La base de los ejercicios son los desplazamientos a distintas velocidades (caminar, correr, saltar…) También hay movimientos de todas las partes del cuerpo: nunca movimientos blandos o sin gracia... Deben implicar energía, precisión y voluntad artística. Este tipo de ejercicios van precedidos de un calentamiento.
Son comunes los ejercicios en los que los brazos marcan los tiempos del compás y los pies realizan figuraciones rítmicas. Por ejemplo: las negras se marcan con pasos, las corcheas con pasos más rápidos, las blancas con un paso y una flexión de rodilla (porque tienen dos tiempos), las blancas con puntillo con un paso y dos movimientos del pie hacia un lado y hacia el centro (porque tiene 3 tiempos), la redonda con un paso y tres movimientos del pie (cruzarlo con la otra pierna, llevarlo hacia fuera y hacia el centro, como los 4 tiempos de la redonda), etc.
También se usan aros, pelotas, guirnaldas…
La posición de partida para estos ejercicios es la siguiente: muy estirados, con los brazos hacia arriba y las palmas de las manos hacia delante, con el pie que va a dar el primer paso estirado hacia atrás. Esto es muy importante, ya que implica una preparación para el ejercicio. Es necesario que en el momento de la posición inicial se calcule la energía que se necesita para cada movimiento. Pensemos en los músicos que deben prepararse para tocar una pieza: igual que en la rítmica, sería muy bueno que hiciesen un pequeño calentamiento y que antes de tocar se tomasen su tiempo para pensar el pulso que van a llevar, el carácter que quieren imprimir a la pieza... es decir, tener una buena posición de partida.
En la rítmica también es muy importante el espacio y su utilización.
Los ejercicios se realizan siempre al ritmo de una música: puede ser grabada, pero generalmente se toca al piano (casi siempre improvisando). La improvisación al piano no será nunca un acto mecánico: también tendrá voluntad artística. Los alumnos deben reaccionar ante cambios de música o indicaciones verbales (por ejemplo, gritar "hop" y que en ese momento los desplazamientos cambien de dirección o de velocidad).

Se llama plástica animada a la parte de la rítmica que da gran importancia al componente visual, creando coreografías y puestas en escena. Esto ha llevado a algunos a creer que la rítmica consiste sólo en ejercicios de danza o expresión corporal. También hay quien olvida las bases de la rítmica y recurre enseguida a la plástica animada para captar fácilmente la atención del público o los propios alumnos. Lo importante de los ejercicios es que sirvan para aprender algo, para interiorizar una sensación musical, para analizar la forma de una pieza que se escucha, etc. Insisto en que la rítmica es un medio, no un fin.

Respecto al trato a los alumnos, es importante crear un clima de confianza y seguridad, que favorezca la expresión y la creatividad. Cada alumno debe sentirse importante y ha de tener su espacio: hay que conocer los nombres de todos y emplearlos con frecuencia. Hay que evitar las conductas represivas: no resaltar que algo se hace mal. Es muy difícil aprovechar este tipo de clases si los alumnos se sienten cohibidos o juzgados. Con el trabajo grupal, los propios alumnos se irán adaptando a los demás en la medida de sus posibilidades.

Algunas técnicas de trabajo grupal pueden ser las siguientes: trabajar con ostinatos (fórmulas rítmicas repetitivas y cortas), ecos (un grupo hace una estructura y otro lo imita), en cadena (igual que el eco pero con más grupos), sumando grupos, en canon o con fórmulas de pregunta-respuesta.

Aquí os dejo algunos vídeos para que veáis clases de rítmica.


Niños trabajando con pelotas: fijaos en cómo tienen asumida la forma musical del "Para Elisa" y lo bien que les viene esta actividad para sentir el fraseo.


Niños trabajando con pañuelos: y pasándolo en grande con la música clásica.


Un taller en Tailandia, con Sandra Nash.

1 comentario:

Nancy Salgado dijo...

Gracias por promover la metodología Dalcroze. Espero y deseo que ésta pueda implementarse en las Escuelas más importantes de música de México para que de verdad brinden a sus estudiantes lo mejor que existe. Conocí esta metodología gracias al Dr. Iramar Rodrigues y descubrí los grandes aportes que hace este método no sólo en el desarrollo musical del ser humano, sino también en los ámbitos como el físico y el espiritual. Saludos desde México. Nancy Cristina Salgado Orozco.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...